Reaccion quimica del sodio con el agua

Contenidos
  1. Sodium metal kopen
    1. Natrium in water reactievergelijking
    2. Hidróxido de sodio
    3. Sodium kopen

Sodium metal kopen

A veces, aprendemos cosas muy pronto en la vida y simplemente aceptamos que el mundo funciona así. Si, por ejemplo, se echa un trozo de sodio puro en agua, la reacción es legendaria por su violencia. En cuanto se moja ese trozo de metal, la reacción efervesce y se calienta, el sodio rebota en la superficie del agua e incluso se producen llamas. Claro, es sólo química. Pero a un nivel fundamental, ¿no ocurre algo más? Eso es lo que quiere saber nuestro lector Семен Стопкин (Semen Stopkin, de Rusia):

Lo primero que hay que saber sobre el sodio es que, a nivel atómico, tiene un protón y un electrón más que un gas noble inerte: el neón. Un gas noble es famoso por no reaccionar con nada, y la razón es que todos sus orbitales atómicos ocupados están completamente llenos de electrones. Esa configuración ultraestable se estropea cuando se sube un elemento en la tabla periódica, y esto ocurre con todos los elementos que se ajustan a este patrón. El helio es ultraestable, pero el litio es muy reactivo. El neón es estable, pero el sodio es reactivo. Y el argón, el criptón y el xenón son estables, pero el potasio, el rubidio y el cesio son reactivos.

Natrium in water reactievergelijking

El sodio se corta fácilmente con un cuchillo. El resultado es una superficie brillante, pero que pronto se embota por la acción del aire y la humedad. Si el sodio se quema en el aire, el resultado es peróxido de sodio blanco, Na2O2, junto con algo de óxido de sodio, Na2O, que también es blanco.

El sodio metálico reacciona rápidamente con el agua para formar una solución incolora de hidróxido de sodio (NaOH) e hidrógeno gaseoso (H2). La solución resultante es básica debido al hidróxido disuelto. La reacción es exotérmica. Durante la reacción, el sodio metálico puede calentarse tanto que se incendia y arde con un color naranja característico. La reacción es más lenta que la del potasio (inmediatamente inferior al sodio en la tabla periódica), pero más rápida que la del litio (inmediatamente superior al sodio en la tabla periódica).

El sodio metálico reacciona rápidamente con el agua para formar una solución básica incolora de hidróxido de sodio (NaOH) e hidrógeno gaseoso (H2). La reacción continúa incluso cuando la solución se vuelve básica. La solución resultante es básica debido al hidróxido disuelto. La reacción es exotérmica. Durante la reacción, el sodio metálico puede calentarse tanto que se incendia y arde con un característico color naranja. La reacción es más lenta que la del potasio (inmediatamente inferior al sodio en la tabla periódica), pero más rápida que la del litio (inmediatamente superior al sodio en la tabla periódica). A medida que la reacción continúa, la concentración de hidróxido aumenta.

Hidróxido de sodio

La demostración de química del sodio en el agua ilustra la reactividad de un metal alcalino con el agua. Se trata de una demostración memorable que crea una reacción espectacular para los alumnos. Aún así, puede realizarse de forma segura.

Se coloca un pequeño trozo de sodio metálico en un recipiente con agua. Si se ha añadido un indicador de fenolftaleína al agua, el sodio dejará un rastro rosa tras de sí mientras el metal chisporrotea y reacciona. La reacción se produce:

La reacción es especialmente vigorosa cuando se utiliza agua caliente. La reacción puede salpicar metal de sodio fundido y el gas hidrógeno puede inflamarse, por lo que se deben tomar las precauciones de seguridad adecuadas al realizar esta demostración.

A veces esta reacción se lleva a cabo utilizando un pequeño trozo de metal de potasio en lugar de sodio. El potasio es aún más reactivo que el sodio, por lo que si realiza la sustitución, utilice un trozo muy pequeño de metal de potasio y espere una reacción potencialmente explosiva entre el potasio y el agua. Extreme las precauciones.

Sodium kopen

Sólo funciona en pro con metales activos como el litio, el sodio, el potasio, el rubidio y el cesio.

Vierte agua en los cuencos de cristal y añade las soluciones indicadoras: fenolftaleína en el primero, índigo carmín en el segundo y azul de timol en el tercero. Añade un trozo de sodio metálico. Observa el cambio de color en los tres cuencos.

Si echas un trocito de sodio en un cuenco de agua que contenga un indicador ácido-base, observarás un efecto impresionante: el sodio empieza a recorrer la superficie a gran velocidad y también se disuelve, formando una bolita que incluso puede inflamarse, ¡convirtiéndose en una bola ardiente!

La reacción del sodio con el agua se produce con una enorme liberación de calor, suficiente para fundir el metal y convertirlo en una perla, que en realidad es una bola de metal disuelto. Además, la energía de esta reacción es suficiente para inflamar el hidrógeno liberado.

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.