Examen fisico de un paciente con acv

Contenidos
  1. Fisioterapia para la evaluación del ictus
    1. Evaluación del paciente con ictus de la cabeza a los pies
    2. Síntomas del ictus de la arteria cerebral anterior derecha
    3. Hallazgos de la exploración física del ictus isquémico

Fisioterapia para la evaluación del ictus

Los catéteres pleurales también son interesantes. Hay que anotar mentalmente si los ICC están en drenaje libre o en aspiración. El contenido de estos drenajes podría ser informativo, especialmente si se observa sangre o quilo.

Realizar la GCS debería ser el primer paso, a menos que se note que entre las infusiones hay un bloqueante de la unión neuromuscular. El nivel de consciencia determina entonces cómo se examina al resto del paciente.

Entonces, uno puede centrarse en las uñas. Los signos de las uñas son numerosos y merecen su propia página. El examen del paciente con ictus no debería requerir un escrutinio prolongado de las uñas. Más bien, debería bastar con la evidencia de tabaquismo. Las hemorragias en astilla pueden hacer sospechar un aneurisma micótico debido a una EI, o una vasculitis.

Debe observarse la presencia de cualquier tipo de deformidad característica, como el desgaste asimétrico de los músculos pequeños o los cambios articulares de la artritis reumatoide. Los cambios generalizados de la vasculitis pueden ser evidentes; las manos y los antebrazos pueden estar cubiertos de los hematomas característicos de la anticoagulación crónica.

Evaluación del paciente con ictus de la cabeza a los pies

Los síntomas del ictus a veces pueden inducir a error y ser mal interpretados por médicos y pacientes. Los médicos de familia están en primera línea en sus comunidades para reconocer y tratar las enfermedades cerebrovasculares agudas. La evaluación precisa y rápida de la enfermedad cerebrovascular aumentará la elegibilidad de los pacientes para recibir tratamiento agudo para el ictus.

Recomendación clínicaCalificación de la evidenciaReferenciasLos pacientes con una aparición brusca de un déficit neurológico focal persistente deben ser evaluados para un ictus.C8, 9, 17, 19 Los imitadores de ictus deben excluirse mediante la historia clínica y las pruebas diagnósticas. C8, 11, 14, 20, 21, 23 Las herramientas diagnósticas, como la escala de reconocimiento del ictus en urgencias, pueden ayudar en el diagnóstico del ictus.C8, 9 Todos los pacientes con ictus deben someterse a una neuroimagen urgente con tomografía computarizada o resonancia magnética.C11 Se debe informar a los pacientes y familiares sobre los síntomas del ictus y la necesidad de una evaluación urgente.C11

El ictus puede subclasificarse según el proceso patológico y la distribución vascular afectada. Definir el proceso patológico global es fundamental para las decisiones relativas a la trombólisis, el tratamiento hospitalario y el pronóstico. En Estados Unidos, el 87% de todos los ictus son isquémicos secundarios a aterosclerosis de grandes arterias, cardioembolismo, oclusión de vasos pequeños y otras causas o causas indeterminadas.1,2 El 13% restante de los ictus son hemorrágicos en localizaciones intracerebrales o subaracnoideas.1,2 Una forma común de subclasificar el ictus isquémico es por la distribución vascular. La determinación clínica del territorio vascular afectado puede ayudar a la evaluación racional y a la individualización del tratamiento.3 Sin embargo, este tipo de subclasificación sólo tiene una concordancia interobservadores de regular a buena entre los expertos en ictus.4,5 En la Tabla 1 se enumeran los subtipos de ictus según su distribución vascular.6 La causa de la hemorragia subaracnoidea se atribuye a un aneurisma en aproximadamente el 85% de los casos,7 siendo el resto causas menos frecuentes.

Síntomas del ictus de la arteria cerebral anterior derecha

La investigación real del cuerpo de un paciente por parte del clínico en busca de los signos de la enfermedad comienza con los signos vitales primarios y continúa con la observación cuidadosa y atenta del paciente. Este artículo revisa los hallazgos clave en la exploración física de pacientes con ictus isquémico que tienen el potencial de indicar la etiología del infarto y ayudar a elegir el uso de pruebas auxiliares. A través de una búsqueda sistemática de artículos publicados en inglés relacionados con la exploración física de pacientes con ictus, identificamos hallazgos clave en las constantes vitales y en los componentes clásicos de la exploración física (aspecto del paciente, auscultación y examen ocular) que han mostrado significación clínica a la hora de determinar la etiología del ictus isquémico. Además, sugerimos que la pronta identificación de tales hallazgos puede traducirse en un mejor uso de las herramientas diagnósticas y la selección de pruebas confirmatorias auxiliares, reduciendo así el tiempo para el tratamiento basado en la etiología y la prevención secundaria del ictus isquémico. En este manuscrito, pretendemos demostrar que, a pesar de que hoy en día las habilidades clínicas tienden a pasarse por alto debido a la excesiva dependencia de la tecnología, el examen físico sigue siendo una herramienta valiosa en el arsenal del clínico cuando se enfrenta al reto de un paciente con ictus isquémico.

Hallazgos de la exploración física del ictus isquémico

La evaluación de este tipo de pacientes puede ser difícil, especialmente inmediatamente después de la cirugía.    Estos pacientes suelen ingresar directamente en la UCI tras la intervención.    Por lo general, tras las primeras 24-48 horas, se estabilizarán y podrán ser trasladados a una unidad menos aguda, dependiendo de su estado.

La evaluación neurológica de estos pacientes se realizará junto con la evaluación cardiovascular y respiratoria habitual.    El problema es que muchas enfermeras olvidan prestar la debida atención a la evaluación neurológica.    Se preocupan principalmente por el estado cardiovascular y pueden olvidarse de realizar una evaluación exhaustiva.    Una de las complicaciones más graves de este tipo de cirugía es el "delirio postcardiotomía".    Se caracteriza por alteraciones de la orientación, la memoria, el juicio, la percepción, alucinaciones visuales y/o auditivas y delirios paranoides.

Recordará que inmediatamente después de la cirugía, los pacientes están sujetos a hipo perfusión y microembolias (émbolos de aire).    La enfermera también debe realizar una evaluación cada hora, y luego con menos frecuencia a medida que el paciente se estabilice.    Preste también atención a las necesidades emocionales ofreciendo tranquilidad, orientación sobre el tiempo y el lugar, y simplemente hablando con el paciente para ayudar a prevenir el delirio.

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.