Contaminantes fisicos quimicos y biologicos del suelo

Contenidos
  1. Contaminantes químicos
    1. Meteorización física, química y biológica
    2. Tipos de contaminación física
    3. Componentes físicos, químicos y biológicos del medio ambiente

Contaminantes químicos

El suelo es la capa superior meteorizada de la corteza terrestre afectada por plantas y animales. Una sección vertical a través de esta zona constituye un perfil de suelo; en cada perfil de suelo suele haber varias capas u horizontes distinguibles, que permiten reconocer los distintos tipos de suelo.

El suelo contiene materia en los tres estados: sólido, líquido y gaseoso. La parte sólida es en parte orgánica y en parte inorgánica. La parte inorgánica, o mineral, del suelo está formada por partículas derivadas del material parental, las rocas que se meteorizan para formar el suelo. La parte orgánica se compone de materiales vegetales y animales vivos y en descomposición, como raíces y gusanos. El producto final de la descomposición es el humus, materia orgánica amorfa de color negro. El agua del suelo es una solución química diluida pero compleja derivada de la precipitación directa y de la escorrentía, la filtración y las aguas subterráneas. La atmósfera del suelo llena los espacios porosos del suelo cuando éstos no están ocupados por agua.

La textura del suelo se refiere a los tamaños de las partículas sólidas que lo componen. Los tamaños van de la grava a la arcilla. Las proporciones de los diferentes tamaños presentes varían de un suelo a otro y de una capa a otra. La textura determina en gran medida las propiedades de retención de agua del suelo. En un suelo arenoso, los espacios porosos son grandes y el agua drena rápidamente; en un suelo arcilloso, los espacios porosos individuales son demasiado pequeños para un drenaje adecuado. En general, las texturas francas son las mejores para el crecimiento de las plantas.

Meteorización física, química y biológica

Environmental Risk Assessment of Soil Contamination Acceso abierto Contaminación del suelo, evaluación de riesgos y remediación Escrito por Muhammad Aqeel Ashraf, Mohd. Jamil Maah e Ismail Yusoff Presentado: 20 de septiembre de 2013 Publicado: 26 de marzo de 2014 DOI: 10.5772/57287 DESCARGAR GRATIS Compartir Citar Citar este capítulo Hay dos formas de citar este capítulo: 1. Elija el estilo de citación Seleccione el estilo

Tabla 1.Concentración de metales pesados en la hitosfera, los suelos y las plantas (Ug/gm de materia seca)En los suelos agrícolas, sin embargo, la concentración de uno o más de estos elementos puede aumentar significativamente de varias maneras, como a través de aplicaciones de productos químicos, lodos de depuradora, lodos de granja, etc. El aumento de las dosis de fertilizantes, pesticidas o productos químicos agrícolas, a lo largo de un periodo, añade metales pesados a los suelos que pueden contaminarlos. Algunos fertilizantes fosfatados contienen con frecuencia trazas de cadmio que pueden acumularse en estos suelos. Del mismo modo, algunos fertilizantes, cuando se aplican a los suelos, añaden ciertos metales pesados que se indican en la Tabla 2.

Tipos de contaminación física

El suelo es bastante diferente de otros hábitats. Los suelos contienen una enorme diversidad microbiana, que puede superar en varios órdenes de magnitud a la de los ecosistemas acuáticos (Or et al., 2007). En general, la especificidad del suelo se manifiesta en una compleja dinámica espaciotemporal de las comunidades microbianas derivada de la interacción con su entorno físico, químico y biológico. Esta interacción impulsa las funciones y servicios de los ecosistemas edáficos y se ha tenido en cuenta en los enfoques de modelización, aunque en distinta medida (Figura 1 y Tabla 1).

Figura 1. Aspectos físicos, químicos y biológicos Aspectos físicos, químicos y biológicos (círculos) considerados en los modelos de microescala seleccionados. El término "interacciones ecológicas" resume las interacciones entre bacterias y entre bacterias y eucariotas (por ejemplo, hongos, plantas). El color del contorno representa el entorno de simulación: redes de poros bidimensionales o tridimensionales explícitas (azul), cuadrículas (verde) o áreas en forma de raíz (naranja). Las conexiones indican la consideración conjunta de dos aspectos en un modelo. El grosor de las líneas indica el número de modelos que tienen en cuenta ambos aspectos, desde uno (1,5 pt), pasando por dos (3 pt) hasta cinco (7,5 pt). Los números se refieren a los respectivos IBM (negro) o PBM (gris, negrita) de la Tabla 1. Obsérvese que la salinidad no se tuvo en cuenta en los modelos seleccionados.

Componentes físicos, químicos y biológicos del medio ambiente

Existen innumerables relaciones causales entre los tipos de presión. Por ejemplo, la compactación del suelo induce la escorrentía de las aguas superficiales y, por tanto, la erosión del suelo. Sin embargo, los contaminantes pueden dañar a los organismos que forman y aflojan el suelo, favoreciendo así la erosión y la compactación.

El suelo se compacta cuando sus poros, o espacios abiertos, se presionan entre sí. Esto ocurre cuando el suelo es manipulado o pisoteado por máquinas o vehículos pesados. La humedad del suelo desempeña un papel crucial en su compactación. En un suelo compactado, el agua ya no puede filtrarse, se impide la circulación del aire y se inhiben los procesos de descomposición y el crecimiento de las raíces. Los suelos utilizados para la agricultura o la henificación intensiva en Suiza son los que corren mayor riesgo de compactación.

Cuando el suelo se erosiona, el agua arrastra la tierra fina y fértil. La principal causa de erosión en Suiza son los métodos de cultivo inadecuados para el lugar. Los suelos en pendientes pronunciadas y los campos sin una cubierta herbácea estable corren especial peligro de erosión. Lo mismo ocurre con los suelos que se utilizan para la producción intensiva de hortalizas.  El sector agrícola puede sufrir enormes pérdidas económicas como consecuencia de la erosión del suelo. Sin embargo, la erosión del suelo no es sólo un problema de protección del suelo. El material del suelo arrastrado que contiene nutrientes y contaminantes puede contaminar masas de agua o biotopos valiosos. Además, los fenómenos erosivos dañan los sistemas de alcantarillado y las infraestructuras de transporte al ensuciarlos o cubrirlos y bloquearlos con barro y rocas.

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.